Escudo de la República de Colombia




A- A A+

La pasada madrugada, del 31 de marzo al 1 de abril, la naturaleza nos volvió a enseñar “el colmillo” del devenir del pulso hidrológico. Esta vez llevándose por delante, más allá de los daños materiales, la vida de más de 200 personas.

Una vez más asistimos a una tragedia anunciada previsible y que podría haberse evitado. Las fuertes lluvias que cayeron en la noche y madrugada en Mocoa (Putumayo – Colombia) generaron el desbordamiento de los ríos Mulato, Sangoyaco y Taruca. Una avalancha de agua, lodo y piedra fue la responsable de un rastro de desolación que ha dejado miles de personas damnificadas, decenas de desaparecidos y 17 barrios afectados.

 

 

Víctor Peñas Dr. Geógrafo Geógrafo. Agencia Vasca del Agua. Bilbao. España